Jueves 27 de Febrero de 2020

ENTREVISTA

Peter Lanzani, ángel y emperador

Sábado 3 de Febrero de 2018
Peter Lanzani pasó por Espacio Clarín y contó su próximo proyecto en cine. (Foto: Mey Romero)
© Clarín

Es uno de los actores más prometedores del país. Saltó de las tiras adolescentes a la interpretación de dramas y personajes de casos resonantes en la historia policial argentina. Sorprendió con su papel de Alejandro Puccio en El Clan y se lució en Un Gallo para Esculapio, Equus y ahora en su unipersonal El emperador Gynt, una obra de 1860 donde interpreta a 14 personajes.

La sala está llena. Cerrar los ojos, es imaginar que sobre el escenario hay al menos cinco actores distintos, cada uno interpretando a su personaje. Las tonalidades de las voces son claramente distintas, femeninas y masculinas, algunas más rasposas, agudas y otras más ultrajadas por la edad. Es escuchar, en el mismo tiempo y espacio, a una madre hablarle a su hijo y a éste renegar de ella. Es captar la entrada en escena de la enamorada que interviene para romperle el corazón de amor al protagonista y al mismo tiempo percibir el llanto desconsolado de éste.

Al abrirlos, la realidad sorprende. Allí solo hay un actor, que pasa de cuadro a cuadro como quien cambia de página al leer un libro. Se trata del “Emperador Gynt”, la obra que interpreta Peter Lanzani, que fue presentada gratuitamente en el Auditorium de Mar del Plata, en el marco del programa cultural AcercArte, de la Provincia de Buenos Aires.

Se trata de una tragicomedia basada en el Peer Gynt de Henrik Ibsen (1860), encarnada por un solo actor que da vida a 14 personajes y una pianista que acompaña con la música de Edvard Grieg, en este caso Mónica Cosachov. La misma es compleja desde el guión y por ser interpretada por un único actor. Aborda el imperio del “yo”, el ego que lleva a una persona a bastarse de sí misma y a desperdiciar toda su vida sin encontrar el verdadero y natural sentido de la existencia.

Peter Lanzani dejó hace tiempo de ser el actor adolescente de entretenimiento. Con “Equus”, “Un gallo para esculapio” y “El Clan”, dio un sabio y ovacionado salto hacia los contenidos de autor, con alto realismo y carga emocional. En el “Emperador Gynt” demostró ser una de las grandes promesas de actuación dramática en el país. En diálogo con Clarín, dijo: “Es una adaptación hecha a 14 personajes y los actúo todos yo. Mónica Cosachov es la concertista que lo acompaña en piano. Es una locura y se genera una atmósfera increíble”.

-La obra gira en torno al “yo”, al ego en la vida del personaje…

Sí, está centrada en un personaje que es Pedro Gynt, al que atravieso en su adolescencia, madurez y vejez. Es un personaje ególatra que va tomando una serie de decisiones incorrectas en su vida, con la intervención de personas reales y otras oníricas que se van cruzando en su vida. Es un tipo muy ególatra que en base a sus decisiones, se va hundiendo en su propia vida. Todo ese ego no le deja ver cuáles son esas decisiones incorrectas. Es una obra de 1860, adaptada mediante el lenguaje a lo que nos pasa hoy en día. Tiene similitudes con Shakespeare porque habla desde las entrañas, las emociones. Autores que trascendieron por haber tocado temas comunes al ser humano.

-Hablando de ego, ¿Te pasó de ser juzgado o criticado por haber empezado con “Chiquititas” por ejemplo?

No. En su momento lo manejé con la mayor de las naturalidades. Cuando era adolescente hice personajes acorde a mi edad y ahora que tengo 27 creo que puedo empezar a interpretar personajes un poco más variados, serios y complejos, ¿no? Me considero un afortunado de haber arrancado en la escuela de Cris Morena que es una de las mejores del país. Después, quise tener un vuelo más propio en base a las ganas que tenía en ese momento. Tuve la posibilidad de hacer televisión, miniseries, cine y teatro. Hago lo que tengo ganas. Creo que es una sociedad muy prejuiciosa. Igual, el prejuicio es tratar de radicarle algo a otro y ese no es mi trabajo. Si a la gente le gusta lo que hago, buenísimo. Siento que me viene yendo increíble porque tengo amigos desde los dos años y el acompañamiento incondicional de mi familia que me hace muy feliz. Con el trabajo me voy desafiando constantemente. A veces me va bien y otras no tan bien. En los errores uno se va puliendo muchísimo y se va forjando tanto en lo personal como en la actuación. Para mí el enfoque está en aprender, que es lo más importante.

-Tu papel de Alejandro Puccio en la película El clan de Pablo Trapero fue muy elogiado…

Fue bravísimo. Fue mi debut en cine y con la productora KyS de Almodóvar y un equipo técnico profesional como ese y con Trapero encima que sabe muchísimo, fue una experiencia inolvidable. Haberle seguido los pasos en las escenas a Guillermo Francella, son esos lujos que no aparecen todos los días.

-En “Un Gallo para Esculapio” también te destacaste muchísimo…


Bueno, el guión tiene una estructura técnica impresionante y a eso hay que darle un rédito enorme. También tuve la suerte de tener un elenco excelente que me apoyó muchísimo. Se laburó en equipo, todos juntos tirando para el mismo lado y Bruno Stagnaro es una bestia, un genio. Pude dejarme llevar por él y sacar un personaje que era bastante difícil. Lo laburamos día a día. Sin dudas, fue uno de los proyectos más importantes de mi carrera.

-A veces a los actores se los elogia más por facheros que por su real capacidad, ¿Te pasó?

Sin dudas. Acá nadie te regala nada. La única manera de conseguir lo que uno quiere es estudiando y preparándose. Es el camino más largo, pero en el que en definitiva vas a pisar más fuerte. Me siento un afortunado de haber podido trabajar de lo que me apasiona desde los 15 años hasta los 27 que tengo. Me subo a un escenario y mi pensamiento alterno al guión es´¡Waw!, encima de todo me están pagando´. Me apasiona preparar personajes, estudiar, conocer un director o actor nuevo, sea una obra, un musical, un unipersonal o una miniserie. Estoy instalado en un lugar de aprendizaje. La mejor manera de encarar la actuación es con pasión y verdad.

-¿En qué momento se te despertó la pasión por la actuación?

No hace mucho. Si bien de chico le encontraba diversión a lo que hacía, al principio renegaba más y tenía ganas de hacer otras cosas. Ya en “Casi Ángeles” lo disfrutaba más, pero cuando hice “Equus”, “El clan” y “La leona” corroboré mi amor por la actuación.

Ángel de la muerte, el chico “bien” de Olivos

Bajo la dirección de Luis Ortega y producida por KyS, Underground y el Deseo, se filmó la primera película sobre la historia de Carlos Eduardo Robledo Puch, el “ángel de la muerte” que en 1972 mató a once personas por la espalda y mientras dormían.

El rodaje fue en distintas locaciones de Capital Federal y el Gran Buenos Aires. La película será distribuida en Argentina por Fox y se estrenará en agosto de 2018. Está protagonizada por Lorenzo Ferro, el “Chino” Darín, Mercedes Morán, Daniel Fanego, Luis Gnecco, Peter Lanzani y Cecilia Roth.

El director Luis Ortega (“Historia de un clan”, “El Marginal”, “Lulu”, “Monoblock”, “Caja Negra”) también es responsable del guión, co-escrito con Rodolfo Palacios, autor de libro “El ángel negro: La feroz vida de Carlos Robledo Puch” y asesor de investigación en la serie “Historia de un clan”), y el reconocido escritor Sergio Olguín, autor del best seller “La fragilidad de los cuerpos”.


Fuente: Clarín
Otras Voces